“Siete días de Grilla”

La balacera registrada el miércoles pasado en un Colegio Americano de Monterrey fue ideada, planeada y ejecutada desde un macabro grupo infantil y juvenil incrustado en redes sociales.

El mortal episodio sacudió a la sociedad en su conjunto por la crudeza de los hechos, pero sobre todo por la amenaza que pende sobre millones y millones de estudiantes menores y hasta mayores de edad de todo el país, y hasta de Durango.

El grupo de marras, cuya cuenta no revelaremos, hace apología de la violencia, aplaude incluso los hechos de Monterrey y advierte que ese es nada más uno de los muchos eventos sangrientos que tiene planeados.

Muchos padres, quizá nosotros mismos, por lujo, comodidad o pendejismo.  Entregamos teléfonos inteligentes a nuestros niños, aunque apenas sepan limpiarse los mocos, y sin saber el daño que les hicimos.

Esos inocentes niños, quizá azuzados por adultos, no se descarta, empezaron a formar grupos de seguidores que suman al momento millones de integrantes, aparentemente dispuestos a seguir los pasos del incidente del Colegio Americano.

Solo hasta enterarnos de lo de Monterrey, los padres empezamos a comprender la enorme equivocación de darle teléfono a los niños y permitirles que entren sin ninguna restricción a cuanta diabólica página existe en internet.

Muchas escuelas, o casi todas en México, y Durango, reaccionaron ante los hechos del Colegio Americano y rápido tomaron medidas para impedir que los niños sigan siendo manipulados por mayores.

Exigieron los directivos a los padres que recojan de inmediato tales aparatos y que se les prohíba, así tajantemente, que se les prohíba seguir ingresando a redes sociales.

Un niño, dijo un director aquí en Durango, no tiene para qué enrolarse en redes sociales.  Un pequeño tiene como única obligación estudiar y ser feliz, y en esos grupos les están lavando el cerebro y empujándolos a cometer barbaridades como la de Monterrey.

O sea que, “Ah qué inteligente es mi niño, de apenas tres años ya sabe entrar y salir a internet como cualquier adulto…”.

Eso, por el bien de todos, debe acabarse a la voz de ya, y los que aún no entienden el grave riesgo en que anda su hijo, lo antes posible que le recoja el aparato, gústele que no le guste. Claro que si se puede negociar para no complicar las relaciones, mejor.

——————————

México y Durango han de cambiar a partir del  miércoles pasado la cuestión educativa y para cambiar tendrán que crear reglas para poder llevar una vida más racional, más ordenada, más tranquila.

Tendrá que prohibirse a los niños, y quizá hasta los jóvenes, que usen celular o tablet. Igualmente ha de impedirse el acceso a los “café internet” a los menores, puesto que esos son verdaderos centros de enganche para cualquier chico con desorden emocional.

Los niños, lo dice bien ese director de colegio, no tienen para qué traer celular, y menos si sus padres lo llevan y lo recogen en la escuela.

El problema es que con el teléfono los chicos que en el supuesto son dejados a la puerta de la escuela, muchas veces ni siquiera entran al plantel y terminan haciendo lo indecible, precisamente cuando debían estar en la escuela.

Tiene la sociedad, o tenemos los mexicanos y los duranguenses un gravísimo problema a cuestas que debemos resolver en el corto tiempo, y de entrada mucho se desactiva quitando el teléfono a los chicos, pero se trata de algo más complejo que los expertos deben empezar a tratar y a atacar para sacar a esos millones y millones de escolares de los absurdos riesgos que nos presentan las redes sociales y los teléfonos inteligentes.

——————————

La gente no es pendeja, no compra seguros de casa, auto, vivienda o de la vida, porque es común que las aseguradoras salgan con una y un pedazo a la hora que el inocente asegurado requiere que le hagan efectiva la protección.

Es el caso del doctor Arturo Saldaña Díaz, quien el 22 de diciembre pasado fue arrollado en su auto por el manejador de un autobús de la Alianza de Camioneros causándole no menos de 15 mil pesos en daños y afectaciones serias a su salud. Los primeros peritajes (tenemos constancia de ello) indican la responsabilidad del camionero.

Sin embargo, y para no extendernos en el tema, como el doctor Saldaña contaba con la “protección” del Grupo GNP, llamó al ajustador para que se hiciera cargo del caso, y asumido el papel supuesto, el ajustador sugirió al galeno que se desistiera para que la autoridad no recogiera el autobús y le provocara los daños que ello implica al dejar de trabajar.

El obediente cliente accedió a la petición del ajustador de GNP, firmó y se liberó en automático al conductor y su autobús, con lo que se retiró y siguió trabajando como si nada.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el tal ajustador un mal día dio la mala nueva a su cliente: “Fíjese doctor que le tengo malas noticias:  Los peritos de Vialidad han encontrado que nadie es culpable en el accidente, y que cada quien tiene que pagar sus propios daños…”.

Ah bueno –respondió el cliente- entonces usted asuma consecuencias y págenme los daños causados por el autobús a mi vehículo y a mi persona.

“No doctor, no me entiende, ante el dictamen de Vialidad, usted tiene que pagar sus propios daños, y ahí GNP nada puede hacer.  Por el contrario, le recomiendo que se consiga un buen abogado y que empiece a trabajar en el asunto, dado que Grupo Nacional Provincial no puede hacer nada por usted…”.

Muy a pesar de que, dice el doctor Saldaña, en mi poliza yo estuve por muchos años pagando incluso el respaldo jurídico, y ahora el señor ajustador me aconseja conseguir un buen abogado.

Poca madre, decimos nosotros, pues se adivina que el tal ajustador, cuyo nombre no viene al caso, llegó a un buen arreglo con el ajustador del seguro del autobús y, “Ahí arrégleselas doctor…”.

Moraleja:  Por ese pequeñísimo detalle que le sucede al doctor Arturo Saldaña, el grueso de los mexicanos prefiere irse a capela, sin seguro de ningún tipo, pues muchas veces es dinero tirado al bote de la basura.

——————————

Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” para los amigos, está ahora más cerca de la libertad en los Estados Unidos a donde fue extraditado por el gobierno de México.

Muchos de los hombres más buscados por el vecino país resuelven su problema en un abrir y cerrar de ojos, con una que otra concesión, o con abrir la boca ya estando ante los investigadores gringos.

Tienen que pasar un tiempo tras las rejas, sí, porque tampoco se puede salir con el clásico “usted dispense…”, pero al final la representación social del otro lado termina haciendo cargos leves al detenido, precisamente obedeciendo a previos acuerdos, para que la libre con más facilidad.

No estamos seguros que eso sucederá con Guzmán Loera, pero es lo más probable, y nada nos dice lo contrario.

Es que –cuentan los abogados de Joaquín- existe un arreglo por el que el gobierno de los Estados Unidos se comprometió a respetar la vida de “El Chapo” si llegaba a pisar suelo americano, y ya está allá.

Entonces, es de suponerse que lo condenarán a dos o tres meses de prisión, al cabo de los cuales volverá a ser hombre libre para el mundo, y colorín colorado.

——————————

Eso de vender plazas magisteriales estatales y federales data de poquito más allá de la colonia.  Es tema comercial que utilizaron y mucho nuestros antepasados, de modo que… ¡¡¡no se hagan pendejos…!!!

Y tampoco finjan demencia, para que fluyan las plazas a cambio de una corta…se necesita que haya tres partes caminando en la misma dirección: Un comprador, el menos culpable, un gestor, uno de los principales culpables y un autorizador, la otra parte igualmente responsable.

Esto es, para los que no entendieron, la delegada sindical Olivia Reyes Rentería es nada más uno de los engranes del gran entramado corrupto que manejó por años las plazas educativas.

Es tema escabroso en el que están metidos hasta la médula numerosos funcionarios y ex funcionarios, no pocos protegidos por el SNTE y los gobiernos en turno, pero…se sospecha que en la comercialización ganaban muchos.

Otra cosa es la capacidad con que otros se enrolaron en tareas educativas. No pocos han de ser como muchos “aviadores” que de educación saben lo que nosotros de cardiología, pero que ocupan una plaza desde hace muchos años y con los debidos derechos a salvo.  Poca madre, ¿verdad? Pero así pasa a pesar de la cuestionada evaluación de Aurelio Nuño.

Y bueno, con el caso que nos ocupa se aclara que la corrupción en terrenos educativos no nada más anda por el lado de la venta de plazas, sino en la venta también de aviadurías, por las que no menos distinguidos “periodistas” ya hasta jubilación disfrutan.

——————————

Tema por separado, aunque igualmente delicado, pues ha de derivar en una pésima educación a nuestros niños, pero aquello de los “aviadores” sigue ahí esperando a ver cuándo la autoridad le mete mano.

Un día, ahí como no queriendo, aunque “fuera de libreta”, el ingeniero Jorge Herrera Delgado, de feliz memoria, confió a quien escribe que el ejército de “aviadores”, de “maestros” y maistros inscritos en la nómina pero que no trabajan, solo cobran, frisa en los 1,500, si no es que más.

Los “aviadores” son por consecuencia, miles, no cientos, sino miles por donde se va un recurso multimillonario a la alcantarilla, pues se les paga a muchos por no hacer nada, cuando debían estar preparando a las futuras generaciones.

Es tema que el mismo gobernador José Aispuro trató en su momento al asumir el mando, pues aseguró que se revisaría la nómina para aclarar cuántos cobran sin hacer nada.

El problema es que en esa nómina hay muchos directivos, funcionarios y hasta empleados de diversas empresas periodísticas, unos en plena vigencia (de cobro, claro) y otros ya pensionados o jubilados que siguen recibiendo su “sueldo” prácticamente hasta su casa.

La cosa es que, hasta el momento, el actual gobierno se ha pasado de largo en la materia, de pronto se le olvidó el asunto o no se sabe que se haya hecho algo, pero los “aviones” siguen vivitos y coleando en materia de pagos.

——————————

Es el mismo caso de la banda de asaltantes que por años ha “administrado justicia” en la Junta de Conciliación y Arbitraje emitiendo cada resolución que raya en la mentada de madre, que incluso ha invadido otras esferas para robar a alguien y no se hace nada.

Los juzgadores de Conciliación han tomado decisiones aun sin ser autoridad, por decir algo para fallar en cuestiones laborales de la UJED o de la misma Secretaría de Educación en el Estado.  O como el caso de Nombre de Dios, donde emitieron un laudo condenatorio a pesar  que existía un convenio de no demandar a la patronal.

Alguien explica que el aparato “justiciero” de la Junta de Conciliación y Arbitraje es tan o igual de poderoso que una bien organizada banda de asaltantes con permiso superior, en donde suponen los más ignorantes, fallan a “favor” del trabajador pero para obligar al patrón a pagar grandes sumas de dinero que, se lo reparten dichos funcionarios y al final entregan lo que les parece a los trabajadores demandantes.

Las Juntas de Conciliación debieron desaparecer desde el año pasado, como dispuso el Senado de la República, pero el aparato ese de ladrones, dicho con el debido respeto para los que no lo son, ahí sigue vegetando en la nómina por un lado y emitiendo laudos condenatorios aberrantes, de los que ya hemos platicado.

——————————

Echado en el más entendible concepto priista de que “te acuso de ratero, no de pendejo…”, el rector de la UJED, Óscar Erasmo Návar respondió a la acusación de más corruptelas al interior de la universidad con un singular y cínico: “No pienso renunciar…”.

Está circulando copia de una factura por 116 mil pesos que en el supuesto pagó la Universidad, o por lo menos egresó, para liquidar trabajos de limpieza del Centro de Convenciones para una fiesta universitaria.

Algunos universitarios como el doctor Ernesto Aguilar ventilaron en tema en redes sociales y, Óscar Erasmo respondió con la ofensiva amenaza: “No pienso renunciar…”.

Épale, nadie le pidió que renunciara, le pidió explicaciones sobre ese pago absurdo de 116 mil pesos que en el supuesto se liquidó a una empresa de limpieza.  Empresa que no existe, puesto que no está registrada ante el Sistema de Administración Tributaria.  No paga impuestos pues, y sin embargo, sí cuenta para la UJED.

Piensa mal y adivinarás, dicen los que saben, ese pago, lo más probable es que se haya hecho precisamente a alguien cercano a rectoría o a la tesorería universitaria.

Ah, pero el señor rector ya advirtió:  “No pienso renunciar…”. Y como no piensa renunciar, tampoco piensa explicar cómo estuvo ese pago fantasma ni a quién se le hizo, pero tampoco piensa rendir el informe detallado de cómo han sido los manejos económicos de la UJED de los últimos años.

Es que, los quisquillosos creen que así como se hizo ese pago bastante abultado, por una tal “limpieza” que quizá ni se hizo, puesto que para eso el Centro de Convenciones tiene su propio personal, pero temen que esos pagos sean algo generalizado y por lo que el mismo gobernador José Aispuro había dispuesto que antes de irse el retor rindiera un informe preciso de los dineros movidos por la UJED en los últimos años.

——————————

Hugo Cerrillo García ha desplegado una buena labor como líder del sindicato de jubilados del ISSSTE, por lo que es de suponerse, casi cosa de trámite, que será reelecto en la organización otros tres años.

Hugo ha podido demostrar a los agremiados de su organización que quiere servirles, que le gusta eso de ayudar a los demás en la defensa de los derechos de los jubilados.  Ha podido rendir buenas cuentas, y por eso la conclusión.

En febrero  tendrá lugar el consejo nacional del sindicato correspondiente y, hasta ahora, nadie ha querido atravesarse al grandulón Cerrillo, de modo que puede deducirse que será reelecto.

Hugo, debido a su experiencia laboral en el ISSSTE, le sabe mucho al asunto de los préstamos, de la asignación de vivienda, de atención médica y esas cosas, y ha podido operar en función de sus representados, de ahí que…la reelección será cuestión de mero trámite.

——————————

Las Saetas que ha publicado Contacto hoy durante casi diez años, tienen ya resultado:  Un libro donde resume las breves conclusiones filosóficas que divulgamos todos los días en nuestra primera plana.

Y será presentado a los duranguenses el lunes 30 de enero a las 6 de la tarde en la Casa de la Cultura Jurídica de Aquiles Serdán y Zarco.

Habrá canapés y vinillos para los amantes de las letras, de la filosofía y del sarcasmo, que esa tarde abundarán durante la presentación de la obra precisamente por parte del autor.

El requisito único para quienes se dispongan a darse el atrancón ese día, demostrar que saben leer, porque luego las presentaciones de libros las saturan algunos vagabundos que precisamente no conocen la o por lo redondo.

¡Seguiremos informando!