Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

México está más cerca de los 100 mil muertos que de reducir los contagios y muertes por el coronavirus, pero…todos los días los gobiernos nos sorprenden con la apertura de más centros de infección.

La calamidad que vivimos en el país, Durango en medio, no debió ocurrir.  Si hubiesemos hecho lo correcto no debieron morir más personas, pero…México cada día incrementa su récord en muertes y…parece que a nadie le preocupa.

No debieron abrirse antros, restaurantes, gimnasios, templos y muchas otras actividades, pero ya están en franca recuperación, mientras los efectos de la pandemia mantienen su sorprendente indice de fallecimientos.

Y en contrasentido, no hay nadie que nos diga qué hacer para evitar tan terribles consecuencias.

Mucha gente suma meses de encierro y parece que le seguirá de frente de manera indefinida, pero mucha más va por la calle sin ninguna protección, como creyéndose protegida por alguna divinidad o no sabemos qué.

Sí, lo entiende cualquiera, no es posible mantener bloqueada de manera indefinid la actitivad económica. Ya fue mucho el daño causado, pero algo no embona, pues los riesgos se mantienen, pero el gobierno sigue autorizando más aperturas y ampliación de horarios.

No estamos ni tantito cerca de disminuir los contagios y muertes, y cada vez las cosas parecen más ajustadas a la “nueva normalidad” en la que, como dijo Donald Trump, que muera el que tenga que morir.

Sí, han dicho muchos médicos, que muera el que sea su gusto morir por coronavirus, pero que se quede en su casa, que no vaya a los hospitales a hacer el contagiadero.

Si la gente no entiende de la gravedad de la enfermedad hasta que se ve inmersa en ella, está bien, que se contagie por su puro gusto, pero que no convide, dicen.

No en balde ha trascendido que México es el primer lugar en muertes de personal médico, Durango no es ajeno a esa gran realidad en que han muerto varios médicos, no se diga enfermeras, químicos, camilleros, etc., y en la totalidad de los casos, esos fallecimientos se dieron por el contagio de que fueron víctima los trabajadores justo por estar tratando de ayudar a los demás, y no por irresponsables de andar en la calle sin protección ni cuidados.

Es oprobioso insistir en los problemas generados por el coronavirus, pero tenemos que hacerlo a ver si un día la gente lo entiende.

Ya muchos nos han tachado de “cómplices del gobierno”, que los medios de comunicación estamos tratando de asustar a la gente para desviar la atención de la ciudadanía en los verdaderos problemas.

Otros insisten en preguntarnos “cuánto les dio el gobierno” para seguir asustándonos?

Cuando infinidad de familias están sufriendo lo indecible por los efectos de la terrible enfermedad en algunos o en todos los integrantes de la familia.

Adrián Alanis Quiñones puso en marcha los trabajos que habrán de desembocar en la sucesión del gobernador José Rosas Aispuro Torres.  Renunció a la secretaría de gobierno y levantó la mano para anotarse en la lista sucesoria.

Subrayemos que el ex funcionario, iniciado el actual gobierno, lo dijo recio y quedito, a los cuatro vientos, que sería su último cargo político, que la edad y el deterioro natural del cuerpo, le impedían pensar en otra cosa.

Empero, las circunstancias políticas de la entidad le han forzado a cambiar de idea y, se tira a la pesca.

Irá primero por la diputación por el cuarto distrito impulsado por la alianza PAN, PRD, PRI, MC y tal vez el Verde  Ecologista.  Una franquicia por demás complicada para vencer, así se trate de Morena y sus satélites.  Es mucha pieza Alanis Quiñones para quien quisiera medirse en las urnas.

Se dice, no me lo crean, que el ex funcionario tiene ya planchados acuerdos con los distintos partidos, excepto PRI y Verde, aunque es de suponerse que el tricolor aceptaría sin chistar llevar a Adrián en su planilla, no tiene en este momento a nadie más con quien salir a pelear ni la diputación, mucho menos la gubernatura.  Sería, como hemos dicho, una inmejorable posibildiad tricolor de salir a recuperar algo de lo mucho perdido, por eso algunos creen que sería una buena opción para el PRI para no quedarse sin nada.

Sobre la trayectoria del Arq. Adrián Alanis Quiñones sobra abundar. La conocen la mayoría de los duranguenses, han sido testigos de su evolución en la administración pública y en la representacion popular.

Y por si le faltara algo, es heredero de una rica tradición de servicio a los demás que siempre impulsaron su padre el Lic. Epifanio Alanis Navar y su madre la profesora Elfega Quiñones de Alanis.  Él, su padre, fue secretario particular del gobernador Blas Corral.  Luego secretario de educación  y alcalde de la capital. La profesora Quiñones de Alanis se distinguió por su carrera magisterial, por su entrega al alumnado y por su constante evolución en la academia.

El mismo Alanis Quiñones es dueño de una extensa carrera política en Durango en la que dirigió tres campañas para otras tantas gubernaturas, y las tres con resultados positivos.  Diseñó su propia campaña para la senaduría y obtuvo un triunfo sin mácula.

No requerirá Alanis de un jefe de campaña, él  mismo será quien encabece los trabajos previos para la promoción proselitista, algo que no podrán presumir quienes quieran cruzarse en su camino.

Ayer el Instituto Nacional Electoral impidió que Redes Sociales y México Libre se conviertan en partidos, por lo que es probable que ambas instancias impugnen y vayan al TRIFE a tratar de recuperar sus proyectos.

La circunstancia, como sea, por lo pronto beneficia el proyecto de Alanis, pues le quita del camino a Hugo Rosales Badillo que, en la apariencia ya era el dueño de RS y se praparaba para entrarle a la tandariola.

Y por el otro lado, impide que un ex presidente de infeliz memoria y de horrible pasado, como Felipe Calderón, llegue a tener su propio partido.  No es posible que después de encabezar un gobierno de pesadilla, con miles y miles de muertos, sospechoso de operar con los cárteles de la droga y con ratería y media, vaya a seguir succionando el dinero de todos los mexicanos.  Sin considerar que ni siquiera ganó en las urnas, pues lo sabe medio mundo que llegó a la Presidencia de México por un acuerdo perverso de PAN y PRI para despojar del triunfo a Andrés Manuel López Obrador.

Ojalá Felipe Calderón y su esposa Margarita se retiren a disfrutar las mieles de lo robado y que no estén molestando más a los mexicanos. Ya, por favor…¡

Los partidos políticos en Durango están ahora proyectando su trabajo hacia la disputa de los cuatro distritos electorales, pero todos, sin duda, están mirando hacia la gubernatura.

Antes que Adrián Alanis levantaron la mano la doctora Margarita Valdez, por Morena;  Alejandro Gonzalez Yañez, por el PT; José Ramón Enriquez por MC, Hugo Rosales por RS y Leticia Herrera por Gómez Palacio.

El otro día les platicamos la corajina que se carga Dante Delgado, líder nacional de Movimiento Ciudadano por el chaqueteo de Enriquez al brincarse a Morena sin tomarlo en consideración.

El arrebato de Josérra puede costarle la expulsión pública del partido, el sonado caso fue referido como el día del “chismezaso vergonzoso sobre un hombre sin palabra…”, como catalogaron no pocos el incidente en el mismo Senado de la República.

Pues bien, el asunto caló hondo en Dante Delgado y por lo que estaría por relevarlo de la conducción partidaria, para lo que pronto arribaría a Durango un super delegado del partido que traerá como meta  superior el relevo en la conduccion y sobre todo remarcar los rumbos de Movimiento Ciudadano para el futuro inmediato en Durango.  Estén pendientes…¡

La política es el arte de adivinar los pensamientos de los fieles de la balanza, de suponer cosas que a veces ni ellos han considerado.  No está facil, cierto, pero tiene que hacerse, de lo contrario no sirve uno como adivinador.

Muchos todavía sorprendidos con los últimos movimientos políticos registrados en Durango no dan crédito a la posibilidad de que Alanis vaya primero por la diputación y luego por la gubernatura.

Alguien por ahí quiso sorprender a la fanaticada preguntando a quién se sumaría Adrián, a Esteban o a Enriquez?  Otro, igual de ingenuo, pero dentro de una ingenuidad que ofende, se preguntaba en voz alta:  Y cómo le haremos para saber a quién le va el gobernador José Aispuro?

Es real eso de la adivinación política, y no es de ahora, es de tiempos antiquisimos.

Es que, si parece un pato, camina como pato y hace “cuac-cuac”, no es necesario preguntarle a nadie si es pato. Es pato por donde se le busque.

Adrián Alanis fue los primeros cuatro años del gobierno estatal el funcionario más confiable, eficiente y resolutivo en la atención de los problemas que aparecieron en gobierno.

Es en este momento el único a quien el mandatario estatal pudiese encargarle la continuidad de su proyecto y sobre todo, quien puede garantizar un relevo suave, silencioso y sin sobresaltos.

Es que, el jefe del ejecutivo no ha abierto la boca en ningún momento para echarle flores o tratar de respaldar a Adrián.  No es necesario que lo haga, sobran los argumentos para saber que es a quien apoyará hasta el final de los tiempos.

Aparte de que, egoistas seríamos como para no reconocer la inteligencia, la capacidad y la decisión para el trabajo que siempre han caracterizado al ex secretario de gobierno.

No pocos observadores han mirado hacia todas partes para buscar alguien con esos “tamaños” y, claudican en vez de seguir buscando. No hay de dónde echar mano.

Ofende, eso sí, que alguien haga sus preguntas tan ingenuas y tan ofensivas.

La política –insistimos- es el arte de adivinar los pensamientos e ideas de los fieles de la balanza, y aclararlo todo sin preguntarles nada y sin que nos confirmen nada. Así es…¡

Porfirio Muñoz Ledo, uno de los políticos más congruentes, sensatos y lúcidos de México, se apunta para aspirar a presidir el Movimiento de Regeneración Nacional.

Nadie lo habría supuesto, que un viejo tan viejo como Porfirio se atraviese en la contienda que parecía dedicada a Mario Delgado o a quien llegue a aparecer en la semana.

Antes, Porfirio ya dirigió al PRI y al PRD, y de lograrlo ahora, sería el único mexicano en dirigir tres partidos distintos.  Ese sería el plus en la conducción de Morena, que por fin tendrían a alguien sensato y confiable en la presidencia nacional.

Muchos critican y hasta le hacen el fuchi a Muñoz Ledo precisamente por lo viejo, pero…como dicen, viejos los cerros y todavía reverdecen.  Es para otros un aspirante de primera para Morena.

El sistema por el que el INE decidirá quién será el próximo líder nacional no convence, pero…tampoco se puede pedir más en estos tiempos de altísimo riesgo que se multiplicaría si la elección se hace vía asambleas presenciales de la militancia. No va.

Junto con Porfirio, buscarán la dirigencia nacional de Morena: Mario Delgado Carrillo, Yeidckol Polenvsky, Alejandro Rojas Díaz Durán, Gibrán Ramirez y Citlali Hernández.  Quién da más…?

Muñoz Ledo sería un líder de súper lujo en la contienda, pero…el pero de que tiene más de ochenta años parece que nadie se lo perdona, a cuyo pesar sigue siendo un hombre lúcido, controversial, congruente y combativo que, sin embargo, sabe escuchar antes de hablar. Una regla de oro para los sabios.

Héctor Flores Ávalos,  Rafael Sarmiento Alvarez y Gustavo Kientzle, los relevos para Adrián Alanis, ArturoSalazar y Ramón Dávila Flores, tienen la capacidad y la experiencia para rendir buenas cuentas.

Flores Ávalos es un político que demostró su capacidad y entrega al servicio público en el Senado de la República en la pasada legislatura.  Su hoja de servicios es positiva y por eso se le designó.

Sarmiento Alvarez es un profesionista que trabajó toda su vida en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.  Fue delegado en distintas entidades de la República con una eficiencia fuera de cualquier duda.

Su mano, pero sobre todo su capacidad y experiencia se notarán pronto en la Secretaría de Obras Públicas en el Estado. Por eso lo designaron.

Kientzle es un empresario de amplia trayectoria en La Laguna, conoce de la materia económica, pero sobre todo de la cuestión industrial que le vendrá bien a la oficina.

Sobre la próxima dimisión, renuncia o lo que sea de otros funcionarios como Jesús Arturo Díaz Medina, por lo pronto lo dejamos a nivel rumor, pero de que sucederá pronto, no lo duden.

Algunos creen que la reingeniería que se le está dando al ayuntamiento es buena, pero que pudieron ser otras dependencias las que se fusionaran o desaparecieran, como el de la Mujer o el de la Juventud, y no el Instituto de la Familia que sí había estado trabajando y aportando resultados.

El tema de las fusiones es un algo que ya se había planteado, por esa parte se celebra el interés de iniciar con esto por parte del alcalde, lástima que hay algunas dependencias que estaban funcionando bien y son las primeras en afectarse, como el Instituto de la Familia, que este año se encargó de demostrar sus resultados, incluso siendo descentralizado logró generar propios ingresos porque estaban dando capacitación en la norma 035 a las empresas.

No es lo mismo con el Instituto de Salud Mental, que realmente su presupuesto es poco y sumarlo a la Dirección de Salud fortalecerá su rendimiento y resultados.

Hay otras dependencias con las cuales se pudo haber iniciado como el Instituto de la Juventud, que ya por todos lados se ha mencionado no tiene ningún resultado, o el Instituto de la Mujer que más allá de los compromisos políticos y del perfil de la directora, no tiene resultados porque tampoco tiene gran presupuesto para hacer las cosas.

Entonces, qué bien que se inicie con las fusiones pero qué mal que sea con dependencias que sí tenían resultados.

Como en cada temporada de lluvias las precipitaciones que se registran, ya sean constantes o espaciadas, ponen de relieve los problemas que afectan a una ciudad como Durango, que van desde el aumento en los ya numerosos baches que había en las distintas calles de la ciudad durante el estiaje, hasta los encharcamientos que no solamente afectan la circulación vehicular en distintos puntos de la zona centro.

Sin contar con los daños en las viviendas de colonias y fraccionamientos, cuyos habitantes observan cada año cómo se deterioran tanto sus casas como el mobiliario que poseen, sin que hasta el momento exista una solución a esta problemática.

Pese a que las autoridades tanto municipales como estatales realizan esfuerzos por apoyar a los ciudadanos que enfrentan estas circunstancias, no existe un proyecto, una propuesta encaminada a prevenir estos daños, a resolver de raíz los problemas que durante esta época del año son causados por las condiciones climáticas.

Aunque hay que reconocer que este panorama no es exclusivo de Durango, sino que se repite en distintas ciudades del país, donde todo parece indicar que hasta el momento no se han encontrado alternativas para resolver estos problemas, o los esfuerzos están encaminados hacia otros renglones, situación que no parece mejorar con la pandemia, por lo cual habrá que esperar más tiempo para que haya un proyecto que contribuya a reducir algunos efectos de las lluvias.