miércoles, diciembre 6, 2023
Inicio > Columnas > Ambiente Político > Metieron hilo, para sacar a Ebrard

Metieron hilo, para sacar a Ebrard

  • Ambiente Político por Eduardo Serrano

En MORENA, los procesos internos son muy complejos. La selección de las candidaturas, desde la Coordinación Nacional, responsabilidad que ostenta Claudia Sheinbaum Pardo, hasta los coordinadores estatales de las 9 entidades donde se renovarán las gubernaturas, han sido operaciones en las que tejieron fino. Digan lo que digan, al que despacha en Palacio Nacional le ha funcionado su estrategia. Hasta el momento, la mayoría de los que se sentían ungidos o tocados por la gracia tabasqueña, se han quedado con el berrinche contenido, aunque hay algunos que lo han resuelto de forma inteligente, anteponiendo la continuidad de la 4T a sus intereses personales, como Omar García Harfuch, quien a pesar de haber vencido en las encuestas por amplia ventaja a Clara Brugada, el “género”, lo dejó fuera. Pareciera que “ya sabes quien”, permitió la competencia, solo para medir lealtades, como luego dicen, metió hilo, para sacar hebra.

Nacho Mier, fue un estambre poblano muy aguantador. Se quedó sin la candidatura al gobierno del Estado de Puebla, pataleó, pero rectificó. Sabía que un rompimiento con el presidente ya no tendría remiendo, por eso aceptó que lo parcharan con la nada despreciable candidatura al Senado, encabezando la fórmula. En otro costurero del Ambiente Político, se encuentra la madeja de Marcelo Ebrard Casaubón, sumamente enredada y hecha un sinfín de nudos. Sus quejas constantes durante el proceso interno, enardecieron los ánimos de sus seguidores, quienes esperaban que en cualquier momento, el excanciller jalara del mantel, provocando un desastre en la mesa de negociaciones de la Cuarta Transformación. Pretendió bordar en el bastidor del Frente Amplio por México; dio unas puntadas naranjas, y al final, terminó deshilando y desilusionando a todos aquellos que había entusiasmado con su supuesta rebeldía.

Fueron tantos los anuncios de que iba a dar importantes mensajes, que terminaron por dejar de importar. Marcelo pasó de ser un estambre resistente, a una débil hilaza. Su decisión de permanecer en el telar de la 4T, finalmente, fue producto de su indecisión. Alardear con aquello de que la corriente que representa es segunda fuerza al interior de MORENA, fue la parte más delgada por donde reventó el hilo de sus aspiraciones. La contestación más firme a sus puntadas, corrió a cargo de la propia Claudia Sheinbaum, quien le dio una cátedra de los estatutos de su partido, donde son inaceptables las corrientes o tribus, que llevaron al fracaso a la izquierda en otros institutos políticos, como en el PRD. Después de ser un político de talla grande, haber dicho que guarden sus playeras porque las van a utilizar en el 2030, lo hizo ver muy rabón.

Marcelo Ebrard ha terminado una costura más en su carrera, con el riesgo de cerrarla con otro nudo francés, como ya le ocurrió. Pensar que van a premiar sus desplantes en MORENA, suena ridículo, no hay forma de que borde algo más fino, al menos en el lienzo de este proceso electoral. Inevitablemente, estará subordinado a los trazos de Claudia Sheinbaum, quien tiene en estos momentos la aguja para hacer el punto de cruz, y de llegar a vencer en las urnas el próximo 2 de junio, tendrá el verdadero bastón de mando para tejer la continuidad de la Cuarta Transformación, para entonces, Marcelo estará deshilachado, expuesto en su timorata lealtad, aspirando únicamente a que le den espacios en la función pública para los que se la jugaron con él, que ahora serán tratados como retazos por quienes metieron hilo, para sacar a Ebrard.

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: